domingo, 24 de julio de 2016

Nenúfares de Papel




Para A...


El estanque de tu cuerpo
lo llené con nenúfares de papel escritos cara al agua.
Con mis dedos mutilados
por alambres de fuego, embarré tu carne.

Mi sangre hecha clavos
agujereó mi corazón en el sueño de la pesadilla.
En escarlata y luz escrita
la agitación de tu compañía escribía los enigmas.

El asesino corte de palabras
silenciado por el susurro de la agenda infinita
dolió ácido en las entrañas.
Así callando pagué el miedo a perderte.

En la burbuja de la asfixia
dormita el éxtasis de la lujuria que sonámbulo
desnudó tu alma
y bebió tu carne y encontró el éxtasis de lo imposible.

En el abandono del vacío
olores como el tuyo, quiebran la pereza de vivir.
Hasta el peso del silencio
masajea los dolores de la carne exhausta y golpeada.

Por desgracia el tiempo
devoró la plenitud para maldecir con la distancia.
Los clavos de mi sangre
revolotean de nuevo en mí, extorsionándome de vida.

Pero el regalo de la memoria
mantiene lleno el estanque de tu cuerpo en blanco y fantasía.
De vez en cuando, todavía
boto en él algún nenúfar de papel para revalidar mi vida.

17 de marzo de 2016
Eduard Ariza



sábado, 23 de julio de 2016

Estoy muerto y rodeado de ángeles

Para Júlia Margaria Garcia

La voz nunca fue más pura ni fuerte.
Se derrama en palabras
que sin romper el aire
se deslizan hacia la piel del alma.

Las columnas de hormigón de mi infancia
ya no forman almenas.
También me libro del deseo del oro
y hasta un cuerpo bonito
con su piel morena
se pierde vacío
de mis ojos roídos de indiferencia.

El bombeo del pecho yace extinguido
y la sangre se licua
más que el agua
para formar prados.
La carne se disgrega
en pedazos infinitos y rojos.
Cuando el sol y su lumbre
me acaricien sentirán que rozan
un metal oxidado.

Ahora soy todo libre
aunque no quiera nada.
Libre de voluntad, libre de deseo,
me dan la libertad
cual premio de consuelo.

Siento esas alas en franela tejidas.
Cortan átomos de aire.
A su amparo siento la caricia gacha
hueca de tiempo y edades.

Bajo sus cabelleras
de igual color y olor que los jazmines
exhiben pieles etéreas de vida
y de sus bocas de metal al fuego
emergen sus colmillos
largos en sus filos grises
                                        capaces
para despedazar eternidades.



El oro de la forja
colorea sus lenguas y sus gargantas.
Jamás el metal dorado pasó
de su color al rojo de las llamas
sin perderse veloz
en oscuros tonos
                             de eternidad
que alberga el cuerpo de estos inmortales.

¿Sabrán que estoy aquí?
Triste me perderé, si no me abrazan.
Hasta el estado del Más Allá sigue
la efervescencia lúgubre que empaña
tu nombre: soledad.

Ni estrellas con pazos
florecientes bajo las malas hierbas
ni plata entre las piedras.
Ni ríos, ni Arcadia: Allí
no existen los paraísos
sólo el doliente suspiro inmortal.

Me rodean con sus alas sin mirarme.
Y mientras la inacción de la ultratumba
complace a los que nunca fueron vivos,
me asfixia con sus sogas
de cuero de cristal.

Efímero y frágil
acaricio sus alas.
Me llevo una pluma al pasar la mano.
Mi pasado más pequeño que la esfera
nacida en los cauces
de los ríos
se rompe en mi memoria.

No me importa en qué desierto adormezco
aunque no lleguen flores ni recuerdos
Estos seres de luz
deslumbran la belleza
                                        de mi vida.
¡Qué plácido es morir!



Eduard Ariza

El Parlamento

Para Jan Matheu


Las manos se espacian llenas de niebla.
Vomiteras,
pasillos laterales,
subís hasta arriba de la cavea
con los cuerpos ausentes
y sus manos tétricas encaramados
a vuestros escalones.

La gran sala rojiza
trasmite la nobleza del castaño
el brillo del aya bajo la aurora
la firmeza de roble
si se vacía.

Incluso pierde el semianillo áureo
la nobleza del teatro
si se llena
de cuerpos espectrales
sin más deseo
que dibujarse en grafía de la historia
sin haber hecho méritos.

La tribuna como un faro fundido
ya no describe sendas
ni separa el mar del acantilado.

Capitanes torpes con la mesana
el timón, el trinquete y la mayor…
con lenguas de medusas
abren de veneno
                             las pieles jóvenes
del marino confiado.

¿Por qué sólo si se vacía la cámara
aspira a ser solemne?
¿Por qué lo que debiesen de ser himnos
suenan a latigazos?

La corrupción del templo
por quienes no conocen sus rituales
nos vende a todos humo
y finge que vende vapor de plata.

Eduard Ariza





 Nota. Feliz día de apertura de las nuevas Cortes, hoy martes y  trece.

El placer de la caza

“Es un deporte apasionante, por un momento, tiene en sus manos la elección de la vida o la muerte” Bram Stoker Drácula.

Cuando no queda nada
(o si lo esperas todo)
durante ese vacío intermitente de vida
¿ya qué placer te queda
sino acercarte en sigilo a la muerte?

Apostarte al camino
entre las plantas aún blandas del alba.
La pasión, la belleza
se reducen a una pieza de plomo
que espera su destino.

Acecha a la presa,
                                  con rostro de ángel
¡Armas de aire y acero!
¡Viento!
                       ¡Crepitar del Sol entre nubes!
Vosotros grandes tibios
adormeced el dolor de mi espera.

El eco del viento sobre las hojas
ruge como una caricia de amor
sobre la ropa y muere
en seguida
                       como un fru-frú reptante.
Y sigues a la espera.

“¡Vamos! ¡Corre adelante!”
La presa husmea su propio camino
esperando la vida
descansa en el otoño.

“¡Corre!
¡Corre! Y…
                                  ¡Corre!”
Tus colmillos como flechas de carne
sangrarán ante el metal y el viento.
La jauría ya ladra.
Saltan sobre ti.
                       Diamantes de esmalte
atraviesan tu piel.

“¡Vamos!
                       ¡Corre! ¡Atento!”
Entre chillidos sangras…
¿Finges que te han sajado la garganta?
Alargo mi mirada
                                  con prismáticos:
Espumas fango rojo por la piel
hirviendo cálida de tu vida.
Entornas tus pupilas
mareadas por los demasiados perros.
Ya has destrozado a varios animales:
Dos
           tienen el cráneo arrancado;
                                                          tres
deslizan muy gentiles
sus tripas sobre el suelo
con la bilis, agua para nuevos barros;
media mandíbula le cuelga al otro.
El resto del enjambre
o lame los cuerpos de sus caídos
o… flor de carne,
                                  te cercena más.

“Vamos… ¡Corre!
                                  ¡Dispara!”
El diminuto cometa de acero
con pólvora, con viento
te cruza con una estela de chispas
nacidas de ti
                       (todas de carmín).
Al suelo caes embarrado.
Te rodean los perros
                                  Y mordisquean
tus miembros aún bullentes
mientras gimiendo expiras.

“¡Bien! ¡Bravo! ¡Buen disparo!”
Tranquilo, despezaremos tu cuerpo
no será de los gusanos.
Arrebataremos la sangre a tu carne
salaremos con celo de vestales
todos tus miembros
                                  y secaremos tu cráneo.

Mientras tus huesos crujen
al corte del cuchillo
y hago aflorar tu tuétano espumoso,
pienso que el Sol te dora
hojas de la robleda
como si fuese tu máscara fúnebre.

Eduard Ariza

Cuerpo de mujer


Cuerpo de mujer

“Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos/ te pareces al mundo en tu actitud de entrega.” Pablo Neruda

¿Por qué me cansa el olor de tu carne?
¿Ya no almacena tu cuerpo candor
para botar barquitos
de seda con tus sábanas
sobre un mar de pasión?

No recuerdo encontrarte
después de las palabras.
Siempre te encontré antes
                                               Siempre desnuda
Olvidada de ti misma…
                                               Recuerdo
como en torrentes gentiles y dulces
se condensaban tus gotas de carne
convirtiendo mi piel
en toda la voluntad de mi cuerpo.

A veces deslicé
mi mano entre las ondas de tu pelo
Gentiles remolinos
de tacto aterciopelado y lozano.

Lástima que tu olor
embargante hasta la asfixia sórdida
respirase del aroma del jerez.
Demasiado excesivo
para la convivencia.

¿Te hice daño al quererte?
¿O más bien fui el resto, lo que sobraba?
¿La piedra en el zapato
incapaz de dañarte
por encima de la triste molestia?

Adiós eterno cuerpo
materia transmutada en inmortal.
Adiós, adiós, adiós...
Aunque hacer el amor le dé a tu rostro
elegancia natural
durante el día que sigue,
no lo haré más contigo
porque tú no me quieres
y estos son los primeros
y los últimos versos que te escribo.

Eduard Ariza

PD. Con la perspectiva de más de tres años, mi poema más adolescente con diferencia.

Son juegos de universidad


La prematura noche del invierno
se ha dibujado oscura
fuera entre las silenciosas sombreas:
detrás del ventanal…

El ágape descubrió
tapas de tortilla (hechas sin aceite)
el olor a cebada
de las primeras cervezas (Xiveca)
y nuestros cinco rostros invitados
al placer de la charla.

¿Por qué al principio da vergüenza hablar
y contar los problemas?
¿Y por qué luego con juegos de mesa
donde cada casilla
y cada dado son un par de copas
es tan difícil detener el curso
de sucesos que rugen
en aras de existir?

Así de copa en copa
el alcohol sustituye a las palabras
y me cuesta tan poco
no deshacer la cama de prestado
tumbarme sobre ella contigo a mi lado

y desnudarnos grises
con cuerpos de nubarrones encendidos
de tormenta y diamantes
mientras finjo que la sábana naranja
es el cristal del mar.
Así de copa en copa…

Luego con tus ojos de gris profundo
me cautivas a la luz de la lámpara
(casi) me embriagan tanto
como la dulce sangría rosada.

Tengo que salir…
                                   Así de copa en copa
Vuelvo a la sala
                                   Y beso
a algunas bocas más.
Cada una es un suspiro
nacido gris entre franela de ángel.
Percibes en saliva
la condensación del tiempo perdido
antes de vivir
                                   antes de nacer
Y así de copa en copa…

Todos se prueban mi americana azul.
Se indaga en desnudeces
que se olvidan temprano.
Así de copa en copa…
se juega a juegos de universidad
y siempre vence el sueño
al romperse la noche.

Eduard Ariza

Ilusión de música neoplatónica

“La música de las esferas que sólo escuchan los dioses…” Platón La República
“Y la música, siempre renovada, […] / edifica el espacio inhabitable de su divina morada” Rilke Sonetos de Orfeo

Oscuro cual lado oculto de la Luna
el recinto aquí dentro
resuena entre los estruendos de música.
Percusiones extremas y celestes
ennegrecen tu voz
imperceptible ahora para mis oídos.

Poco importa porque voy a marcharme
te dejaré en soledad
                                y no sufras.
Apenas me conoces
y sabrás olvidar.

La música estimula nuestros cuerpos
y los mantiene despiertos de noche
agitando entre bailes
y sorbos de alcohol dulce
a sus extremidades
hasta formar los bostezos de carne
que pelean para ver la roja aurora.

Mientras yo me deslizo
me sé náufrago en este salvavidas
de hombres y mujeres
que me hará flotar hacia el infinito.

Siento la voz y el tacto
de un pecado inocente
que se encarama sobre nuestras mentes.
Nos libera de vergüenza
Y nos forja en ángeles del presente.

Porque entre espasmos de flash de plata
que separe los cuerpos
de inseguros juicios de la vista
y evoquen
                 ralentizando los gestos
el sabor de una breve eternidad
(ilusión de estos bailes),
así deben de ver los ojos del ángel
desde sus cielos repletos de nubes
trazadas por la máquina
(por la máquina de humo).

Así nosotros soñamos
con nuestra propia mente
                                      o bien con dosis
de eternidades a precio de vida
de los polvos marmóreamente blancos
o la necrología negra del aguja…
Saltando por las cuerdas
de esferas celestes
                             las que geómetras
así se unen al Sol.

Pero toda esta armonía no es real.
Hemos de volver a casa, al colchón
dormir la resaca
y padecer los dolores efímeros
de nuestra angustiosa mortalidad.

Eduard Ariza

Hacia el fin de la tarde…

Para Julie

Como hundir la mano en la canela
la sensación de plácido descanso
cada tarde se repite
cuando como un regalo
concedes a mis labios tu mejilla.

Ingrato te percibo
como el púrpura del alaba en la creencia
de que allí estarás siempre por la tarde,
para que yo te encuentre
y hablemos de rutinas.

Mujer que miras con ojos de niña,
tu cuerpo de pasión
atesora una conciencia inocente
que aunque algunos prefieran no mirar
es lo que te sublima.

Ahora eres un consuelo rutinario…
Oigo tu voz hacia el fin de la tarde
ahondado cada día en nuevas palabras…
Contigo todo permanece
al límite de ser extraordinario.

                            Eduard Ariza

Et omnes fuistis tu

Platja de Barcelona, 23 de febrer de 2012
  
Baldías las olas del mar que conté
en mi serena infancia
me miraron después…

Aquel verde celeste les da forma
y me ha visto pasear a su lado
con distancia de tiempo
y sinsabores de vida…

La puesta de sol casi en primavera
(aunque sea pleno invierno)
nunca me vio desnudo
ni yo escondí una colilla en la arena.

Tentaste muy veloz a mis pisadas
a palpar lo guijarros.
Y haciendo de tu cuerpo mi reclamo
me llevaste a las olas.

Emergimos del agua:
Distintos nuestros seres…
Dos titanes de vida tiritaban
mojados por la sal y sus cristales.

Luego
              con las toallas sobre nosotros
no encontramos locura
en bañarse en invierno.
Y se encendieron rojas las farolas.

Y de camino al metro
                                     sin palabras
pensé en ti
                          en tu imagen
extendiéndose sobre la arena gris
y al final sólo tú eras mi paisaje.

La brisa, el mar, el sol crepuscular
eras tú, sólo tú.
Hasta las gaviotas y hasta las nubes.
Y al fin Dios fuiste tú.

Tú fuiste tus ojos,
tu propio cuerpo
Tú encarnaste la vida en tu presencia
Y desde ti contemplé la belleza.

Eduard Ariza

Sidra

¡Dulce sidra a la luz de las farolas!
Tu sabor con que ocultas
Pensamientos fue el espejo de la Venus

donde se proyectó la fuerte imagen
que agita los latidos
de mi tétrico corazón de carne.

La voluntad del cuerpo de la imagen
Me dio a probarte, sidra.
nunca me gusto tu sabor de encaje

y la mano del deseo no menguó
tu exceso cargante
única mácula de aquel instante.

El sabor dulce deslizó en su cuello
tu perfume rosáceo
que agitó sus labios, su cuello y a él…

Parecía saber esconderse en la noche
yacer entre sus sombras
el tiempo justo para no perderse.

Te probé por vez primera desde esas…
suaves manos morenas…
Por ellas en ti veo tu sabor dulce…

Eduard Ariza

Como himno:


Para Thaïs

Te envío besos cristalinos por el aire
con la esperanza de que los percibas
debajo de la piel
como un regalo nacido en mi sangre
un segundo corazón que tú latas
fraterno pero esquivo del desgaste
que suponen los tedios
de quienes fingimos la eternidad.

Eres un espumarajo brillante
casi de color plata.
Te escupió la vida por el viento
y yo caí en tu espuma
sedosa incluso sobre las baldosas,
olas de cemento que nos escupen
como sucios vertidos
a insalubres calles de urbanidad.

Cada vez hay más dudas…
Las certezas mueren en estos tiempos.
Cuando al amanecer
el alba fragmenta nuestras visiones
la realidad subyuga
cualquier sonido de tu corazón.

En la eternidad de los segundos
que dan sentido a nuestras cortas vidas
deslizo mis recuerdos
hacia ti, sobre ti…
Puedo perderme en tus ojos de picas
ahogarme en el bamboleo de tu voz
y su perfume tierno de jazmín.

Salir del laberinto
decías era fácil.
                                  Yo lo dudé.
Pero ahora te creo…
                                  Cruzo de extremo
a las profundidades materiales
hasta encontrar mi espejo
y las luces más grises
gravadas en tu sonrisa
quienes son lumbre del cálido aliento
y ovillo de Ariadna
o metal de Teseo;
pues son el otro extremo.

El recuerdo pétreo de este fuego
cuya llama engendra carne y vida
infunde en nuestro espíritu
existencia:
                       más allá de lo orgánico
lejana de lo efímero
un brote de la nada
compañero de lo eterno y el vacío…

Y cuando cuento nubes
en las llanas baldosas
un cosquilleo recorre mi espalda.
Es el latir de mi otro corazón
el que hoy quisiera enviarte
porque tú le das forma
y le das pulsación.

Invisible electricidad estática
¿recuerdas la farola
                                  gris de noche?
Ella nos alumbró por vez primera
en la calle
                       en invierno
entre las luces de tarde rosadas
y el espacio de tiempo que se diese
al resto de la vida.

Sentí entonces el furor en tu flequillo.
Sostenías en tus hombros la esperanza.
El clamor de los ángeles vi en tus ojos.
Y la férrea locura
del encanto por la muerte en el juego
de la vida, ajedrez, baraja y dados
la besé en tus mejillas.

Porque allí estabas tú:
Deseo, futuro y muerte.
Nadie te dio un segundo corazón
… y lo necesitabas.
Un año después te lo entrego yo
por si el otro se para.

4 de marzo de 2012
Eduard Ariza

Hace un año, conocía a mi amiga Thaïs, cuya compañía a lo largo de este tiempo ha cambiado mi vida y mi salud para mejor. Esto es una forma torpe de darle las gracias... pero es lo mejor que he conseguido.

Albertina está enferma


“…, pues aunque en otro tiempo una mujer estuviera en el mismo coche que yo, no estaba realmente junto a mí, mientras no la recreara en todo momento una necesidad como la que yo sentía de Albertina,…” Marcel Proust “La Prisionera” En busca del tiempo perdido.

Miscelánea de dolores tu cuerpo
gime en esta mañana.
Tus mejillas se ocultan en un velo
rosado y amarillo.
Se ennegrecen tus párpados de ojeras
mientras tu mirada cristaliza en vidrios
y tus manos más trémulas
que un castillo de cartas
piden soledad y lloran silencio.

No irás hoy a pasear con tus amigas
que deslizan su mano
sobre tus medias de perfume malva.
Los caballos que montas por las tardes…
Gilberta deseosa de tu saliva
sobre el carmín que enciende
la pasión de sus labios.
El columpio de tu jardín al viento…
La escarcha humana que mora calles
villas, campos y plazas
(con quien tú quieres mezclarte por siempre)…
Todos tendrán que esperarte por hoy.

Me afincaré sobre tu cama azul.
Suspirarán caricias
mis manos sobre tu frente blanca.
Nimbará tu cuerpo en sudores densos
la melancolía de la puerta abierta.
Pero estaré a tu lado.

Sí, mi ángel de mortalidad serena.
Tu enfermedad bendición de este invierno
descansa entre mis cuidados.
Mientras lívida te mueves
luchando contra las sábanas
lleno tus jarrones de mil claveles
y de las demás flores.
Si ellas robasen tu aire
y el peso de mi compañía
anclase tu salud
siempre permanecerías conmigo.
Siempre enferma e indefensa
sin que tu vitalidad me imponga celos…

Eduard Ariza

La Ninfa


        “El ofrecido amor es un don que ya no espera.” Jorge Luis Borges Ulrica

Propinad una ducha
de agua fría como un corazón de piedra
que sólo lata hielo
a este adefesio de humanidad que pierde
su vida por cada instante que aún respira.

La deshumanizada bestia,
niño
preso en el cuerpo de hombre
susurra con sus lágrimas
los gemidos que suplican piedad.

Sus labios blanquecinos ya se atrapan
carmín contra esmalte
uno contra el otro sin capturar
los sonidos que forman las palabras.

Y su cuerpo se olvida
de los latidos de su corazón
Se anquilosan sus brazos
entorno a un torso cada vez más flaco
mientras encoge las piernas si puede
más que su mirada.

Muerde sus labios.
                                  Aprieta
sus puños.
                       Sangra
brotando diminutos hilos rojos
que parecen alambres.
Es el mono y su locura asfixiante.

Llega entonces la ninfa
con una cruz roja.
                                  Viste de blanco.
Frente a los gemidos suplicantes
que llaman a la muerte,
se desnuda hasta la piel rosada.
Calienta el agua del baño
y se sumerge dentro.

Y el calor ya suaviza
la carne y humedece los cabellos
en la inmersión del agua.
Bendita la impotencia
que hace de sus senos una cuna
y de sus ojos un móvil de estrellas
para él y su alama enferma.
El hombre ya no es hombre.
La mujer es un ángel.

Podría dejarlo solo.
Tan débil está que se ahogaría en seco.
Y podrían despedirla
por sus actos perversos.
Con todo se enraíza
                                  permanece tierna
y cuida del pecador inocente.

                                       Eduard Ariza

La que camina


He conocido a un sátiro
con cara de mujer.
Una mujer muy guapa.
Por cierto, loca como ella sola.

Truena su garganta por momentos.
Quiere escandalizar
y sólo gana afectos
con esos eructos que casi besan.

Viendo cómo camina en la calle
Bosquimana salvaje
Parece saltar de farola en farola…
y perderme detrás…

¿Qué Dios le dio esa vida?
Tras sus pisadas escoro mis pasos.
Yo me siento cansado
y ella sonríe como una ninfa mala.

Mientras paseo a su lado
una ceguera suave
como el esmalte rojo de la tarde
libra de preocupaciones mis sentidos.

Esa ceguera plácida
es el olvido dulce.
Y este sátiro con cara de fémina
huele a rosas en sus fuertes balidos.

¡Pues claro! – Es un jardín.
Un ambiente su dimensión humana.
Mi laberinto de satisfacciones…
e instantes de placer.

Eduard Ariza


Brutalidad Policial


Los átomos rabiosos
eclosionan radioactivos con furia.
La irrisión de materia
Conforma en pedazos los sentimientos.

¿Quiénes sois oscuros?
¿Por qué tenéis alas de ángel y voces
como el grito de Dios?
¿Por qué empuñáis las armas?

De un gris canela y dulce
catábamos los pecadores las penas.
Y no dábamos alcance
a nuestra voluntad…

Íbamos pues perdidos
sin confiar en proclamas,
sin aspirar a que nuestros lamentos
se oyesen también mañana.

Llegaron ellos de negro maté.
Las armas divinas
llamaron al gemido de los hombres
con golpes como estigmas
hasta que salió sangre.

Para los pecadores
con el tiempo entre las manos rotas
el páramo de las lamentaciones
nos sana las heridas
para darnos olvidos.

Que nos den pintalabios
para pintar las heridas sanadas
y fingir su dolor en nuestros brazos
y escribir la historia
en memorias que salven de olvidos.

Eduard Ariza


Formas y sonidos imposibles



Prefiero escuchar la luz en tu piel
diciendo filosofías
a abandonarme a los calores fatuos
que por viejos esconden tu sonrisa
cuando hablas de la textura rugosa
que sigue al despertar.

Pareces carne aguada.
La soltura de tu cuerpo al moverse
me esconde un teorema
de perfección matemática.

Tu yo compacto y solo
circunda las partículas
que cantan al aire con voz de Sol
con rayos de ternura.

La corbata roja sobre mi pecho
fluye como la sangre.
El azul de tus ojos
enrojece del humo que filtramos
entre los bastidores
de detrás de la puerta que abre el mundo.

La inyección es tu navaja lorquiana.
Vierte lunas negras bajo tu piel.
¿Cómo ves a tu pareja?
¿Cómo me ves a mí?

Ojos en un plato de piel muy blanca
se te parece mi rostro.
Y mientras tanto el resto de mi ser
desteje entre tus sábanas
su fingida blancura virginal.
Y te recuerda dulce
con cada volátil forma que adopta
que la droga es el medio
para descubrirme otra vez de nuevo.

¿Y cómo te veo yo?
La absenta
en tu mirada
me pinta bellos acordes wagnerianos.
Tu piel me es toda luz.
La lógica del miedo
desaparece en mi alma.

Vive a través de mí
                                         hazme lo que quieras.
Ya soy sólo una unidad de tu tiempo
un tacto en tu cabeza.
Soy tu puente de unidad con el goce.
¿Quién describirá el amor
y las formas que adopta
entre un par de abjuradores de la vida?

Eduard Ariza




Pletórico

Para Thaïs

Mientras irrumpe el azul
en ágiles pinceladas marinas
frente a nosotros pasan
con la brisa en quietud
los barcos de velámenes sedosos.

Recuerda sin duda alguna
a una sucesión de cuadros perfectos
alternados en un cinematógrafo
por la mano de Dios.
Pero entonces… ¿Y tú?

Pequeña violeta persa de carne
¿quién empaña tus ojos en marrón?
Ese brillo sutil
chispa redentora de los festivos
terminados con speed y cristal
persiste en tus pupilas
y casi ahoga el sonido del mar.

Hablamos de la vida:
Entre las historias de alcoba y llanto
fluyen las memorias.
Si no fuese tan rápido
nuestro tiempo en traernos experiencias
nos suicidaría el peso
que duele en el recuerdo.

Esta lección
                  de tu vida yo tomo.
La escribo en oraciones de sangre.
Su tristeza sensual de cosa ignota
late en mí sin infartos.

Con la salida de la Luna, la Mar
ennegrece sus colores.
Con su plata volátil
alumbra la posición de sus olas.

Remolinos de esferas
constelaciones del segundo cielo,
construid un cometa
en la cresta de la ola más espesa.
Escriba él los futuros
de quines bordeando playas pedimos
la vida en versos largos.
Embarquemos tú y yo.
Usemos la noche y su negrura.
Burlemos el horizonte
para llegar al cielo
en una barca a remos.

Eduard Ariza

Breve reencuentro con el mar


¿Tú sabes qué es el cielo?
La profusión de ese color azul
en realidad no existe.
Pero la belleza de su ilusión
nos oculta del vacío.

Tú materializaste un nuevo cielo
sobre los andenes de la estación.
Y no te diste cuenta…

Un cielo aguamarino: inmaterial.
Un cielo imperceptible.
Cielo turquesa sólo para mi alma.

Las caricias eléctricas
de las catenarias me desplazaron pronto.
Mi cuerpo flotó sobre los raíles
Con el paso del correo digital.

Fue sólo una ilusión.
El desvarío de unas horas fingidas.
Pero por un instante
mis angustias, mi tristeza, el dolor,
todo lo oscuro se ocultó en azul.

Eduard Ariza

Compañera de juegos


Para T...

Pienso que Dios forjó la media luna
para sonreír cínico esta noche.
Pues duele  tan punzante su ironía
que de un astro obtiene apenas un diente.

Nunca maldeciré a Dios por premiarme
con tu reconfortante compañía.
Pero esta voluntad suya parece
un designio olvidado entre su agenda.

Cuando en mi niñez me dio los juguetes
olvidó a mi compañero de juegos.
Lloré las lágrimas de este descuido
pasados los años indiferentes.

Pues en mi mente fluían ideas
Como sueños diurnos inexpresables
que ocuparon mi tiempo hacia adentro
sin echar nadie en falta hasta después…

cuando necesité la compañía
y caminé por senderos sonoros
donde adolescente grité en silencio
y esperé a quienes llegaron después…

cuando encontré vuestro gineceo,
el zaguán babilónico, tu casa,
(en el segundo piso de alquiler)
cuyas flores y fuente eran humanas.

Desde tu presencia imanté mi brújula.
Con mis pasos libres del laberinto
cuento mis horas en un nuevo reloj
donde suenas a segundera y alarma.

Dios sonríe hoy con su diente argentario.
Eterno en cinismo, te entra en mi vida
cuando ya no tengo ningún juguete
y sólo sé jugar con las palabras.

30 de agosto de 2012
Eduard Ariza

Desorden


Pisaba tus ropas
desnudas de arrugas
en el suelo.
Y mientras yo avanzaba,
los colores
de tus camisas blancas
devoraban el polvo
maloliente
el de ceniza oscura.

Las baldosas
cubiertas por el manto
de tejidos
y de escorias disueltas
semejaban
piedras de un recto templo
que invitaban
a descalzar mis pasos.

Muy de cerca
tumbada en el sofá
que tu gato
arañó sañudo
recobraste
tu presencia corpórea:
suave y frágil
que te había robado
mi memoria.

Y ya de carne y hueso
compartimos
la comida y la tarde
como amigos.
Al amparo insalubre
de lo real,
tu hogareño desorden
recobró
esa esencia terrena
que después
mis ingratos recuerdos
volverían
hoy a mitificar.

12/8/2012
Eduard Ariza

Una partida jamás jugada


Estos versos se fingen muy complejos
pero no oculta nada.
Vagamente nos dicen
lo que escriben sus blandas palabras.

Sueño que nuestras miradas se cruzan
jugando al ajedrez.
Imagino tus ojos de caoba
arañar mis ideas
por la posición que ocupan mis fichas.

Pero todo esto nunca ha sucedido.
No te gusta jugar al ajedrez.
Al menos no conmigo.
Te da miedo perder.
Así decido inventar un recuerdo.

Mientras te imagino frente al tablero
deposito en mi mente
las emociones que hubiese sentido:
Miedo y felicidad
pero ante todo miedo.

El miedo más cruel
                                   el más infantil.
El miedo a que te fueses.
A perderte hasta en mi recuerdo falso
por las prisas del tiempo
y su justa agonía.

El miedo a imaginar
en la negra soledad de mi cuarto
que revivo en mi triste fantasía
el doloroso recuerdo (real)
                                               de pérdida
de ti
                        que ya no estás
y un tablero, y una tarde que no existen.

Pero te hubiese dejado ganar.
Cada día que oculto mi tristeza
pienso que venzo al mundo
y por eso agradezco la derrota.
Por eso te dejaría ganar.

Tú, luz trémula de la fantasía.
Tú, textura real.
Eres la perfección.
Al menos la alcanzable
Por mi mente angustiosa.
Esta mente incapaz
de soñar que recuerda
los pasos de un juego de ajedrez.

12/8/2012.
Eduard Ariza

Más de los recuerdos...


Mientras el tiempo escapa
queda el pasado insalubre y mezquino
con su aspecto de humo
irrespirable tras
la candente combustión de vida.

Beberé su grisura
hasta nublar la razón en mi mente
Soñaré la presencia
de vuestra compañía
diré nuestras voces con solidez.

Y por un breve instante
el café volverá
a descender por mi garganta mientras
la angustia suda en mis manos la cuenta
de minutos que agota el instante

para que tú te vuelvas a marchar.
Pero temo que será diferente
pues en esta ocasión
por mucho que lo intente
tú no estarás conmigo.

Serás sólo la sombra
ni siquiera nacida de mi angustia
ni tampoco mi desesperación.
El vacuo aburrimiento
En horas solitarias

arañará en mi ser
la tibia añoranza que aunque quisiera
(como el reloj niega la vuelta atrás)
nunca goza dos veces
del mismo minuto en tu compañía…

¿No te parezco amigo
un bobo enamorado? Quizás sea
porque el aburrimiento
que todo lo exagera
ensancha el olvido… y el miedo a perderte.

6 de noviembre de 2012
Eduard Ariza

Detrás del ángel estás tú


Ahí está.
                Lame su lengua ofídea
sus mejillas tan blancas
con su tacto de fuego.
Su pelo también es blanco,
                                          sus ojos
también rugen en llamas.
Nimba todo su rostro
una extraña luz electrificada
Bate sus alas
                      y sin elevarse
pone sus ojos en mí
                                 que ya sé
que sólo soy su presa.

¿Cómo resistiré la tentación
si sé que la muerte yace en su abrazo?
Quizá renazca en vino festivo
cuando abrase mi carne
el fuego de su lengua.
Cuando sus dientes de marfil tan duros
despedacen mi carne
con sus tiernos mordiscos
quizá renazca en vino o en alma
y descubra que soy inmortal
pese al miedo que tengo
a no acabarme nunca.

Pero incluso este miedo se me duerme
preso de lujuria celestial.
Ni la inmortalidad parece tan
vacía tan terrible
si al besar su labios
desconocedores de vida
                                        encuentro
sólo por un instante
lo que un nenúfar siente
                                       cuando flota
entre olas de mar.
Puede que mientras me quema
                                                 se eleve
conmigo entre sus brazos
hasta que no sea más que ceniza
en remolinos de aire.

Detrás del ángel estás tú.
Nublas su luz con tu piel blanca.
Oscureces su alo divino
Con tu presencia sólida y humana.
Tintineas tu cuerpo.
Casi lo sujetan los clavos
en medio de este páramo
mientras la dureza de tu mirada
cristaliza en rosa del desierto.

       en verdad femenina
                                      deslizas
nuestros amaneceres
en las cavernas de nuestra memoria.
Es tan intensa tu presencia
que tu cuerpo sediento
apaga mi lujuria por el ángel
y mi miedo por la inmortalidad.

Acunando a un adulto


Como allí no hubo affaire
la habitación se sintió desolada.
Y aburrida pudrió sus paredes
mientras sólo mis lágrimas
confesaron el pecado que es quererte

mucho más que tu esposo
mucho más que tu hermana
hasta una devoción ridícula, Cat.
Quererte como un niño
Sin fuerzas para poseerte como hombre.

Seguro que en tu carne sonríe
el color de una nana.
Tus ojos son el móvil que me duermen
si brillan en mi cama.
disipan mis pesadillas de insomnio
huelen como palabras.

Tu cuerpo es la coraza
que adormece mi miedo.
Cerca de ser débil
no parece un pecado.
Cuando estamos tan cerca

¿no escuchas en mi pecho
el infarto del alma?
Es mi miedo que vuelve
a apresarme con su temblor de angustia
en la más inmerecida caricia
de tu olor
                        mi amuleto
de la felicidad.

18/03/2013
Eduard Ariza

Abstracciones


Como beber vino dulce después
de comer avellanas suaves, blancas,
así es el sabor de tu piel, dulce, blanca,
embriagadora por tus ojos negros…
¿Cómo esquivaré yo el puñal del crimen
que pesa lento sobre mi conciencia?
Y sin embargo mi inocencia pura
blanqueará mi nombre en tus blancos oídos.

¿Qué satisfacción me darán los tactos
de los demás cuerpos si no te tengo?
¿Quién no echará de menos aquel cuerpo
como el melocotón en el verano?

Quiero recuperar tu corazón,
para gozar de los besos de tu piel.
Tu piel, ebriedad de mi carne fría,
Me otorga el placer de la remisión.

Mis manos te palparán otra vez.
Mis ojos contemplarán tu mirada.
Mi boca tendrá el sabor de tu carne.
Mi alma bailará con tu blanca esencial.

Todo será como un blanco infinito,
blanco, blanco será mi semen blanco,
blanco, blanco será el color de mi alma,
blanco el vestigio final de mi carne.

Un amor ha más blanco que la espuma,
un amor de mis labios en tus hombros,
un amor que trasciende sobre el alba,
pues va anunciando su propia mañana.

Tu carne sólo puede ser un templo.
Un templo donde consagra a tu alma,
como si fuera una imagen divina,
santa, por los astros iluminada.

¿Cómo se mana las reliquias sagradas?
¿Tal vez cómo yo te amo en la distancia?
En la distancia plácida de abismos,
pensaré en ti como se piensa en Dios…

Te cantan los ángeles, luz del mundo,
creadora de cuanto bueno hay en mí,
ideal más elevado que las nubes,
(te canta un ángel con luces del alba).

Mi voz rogará a tu pecho que escuche
la oración que se canta en mis entrañas,
el pulso que mueve toda mi sangre,
aquel estertor que exhala mi espíritu.

Todo es tierno ladrido, un banal eco,
que estalla desde las cumbres oscuras.
Intento llamar tu atención de noche,
sabiendo que pronto estarás cansada.

Estarás cansada de mi lamento,
me increparás pecados de inocencia,
disipándome de tu vida sacra,
como el alcohol se disipa en la sangre…



Eduard Ariza

Para mis veinte años

A todos los compañeros de viaje



Mi vida como tantas
empieza tras cumplir los veinte años.

Con quince, tiempo atrás
dejé de parecer mujer.
                                     Dejé
de encontrar belleza en mi retrato.
Perdí el atractivo de adolescente
que me había abierto
las profanaciones de los inicios.

La herida del abandono
                                               la angustia
me gobernaron en aquellos años.
Pensé que pasarían
                                   que la suerte
sonreiría al final.
Ahora ya lo sé:
(yo no tengo la culpa)
tan sólo son las reglas de la vida.

Al correr de los años
he aprendido a suavizar mis facciones.
En todos los espejos
el desdibujo de mi rostro
                                               pierde
los colores amargos.

Sin paños calientes bebo indolente
de la vulgaridad
                                   que inunda el tiempo.
Así, sin desengaños
los espejismos ya no me enamoran.
Y son muy pocos
                                   los cuerpos de plata
con sus almas azules
cuya seducción me atrapa.
                                               Son pocos…
pero los reconozco.

Así mi vida se enmarca en consuelos
pequeños,
                        diminutos de esperanza…
Y son estos consuelos
y las provisiones de su memoria
los que durante el día
mantienen en mi rostro
el dibujo frágil de una sonrisa.

1 de mayo de 2013
Eduard Ariza